Continúa la lista , sígueme:

domingo, 30 de enero de 2011

ALELUYA



A todos nos contaron la historia de Adán y Eva. Vivian en un lugar perfecto, donde nada faltaba y donde se era feliz sin esfuerzo. Cada día agradecían al señor y hacía una alabanza “Aleluya, alabado sea Dios por este paraíso”.
Pero por desobedecer una ley nos expulsaron del paraíso, aunque yo creo que fue mucho peor que eso, no nos expulsaron, sino que nos dejaron en el paraíso pero ciegos. Nos quitaron la capacidad de ver el paraíso en el que vivimos.
Si uno pudiera abrir los ojos y ver, ver lo que nos rodea, los milagros cotidianos, la belleza, el milagro del amor, de la amistad.
Si pudiéramos ver la magia de cada día, los amaneceres y los atardeceres, el poder de la naturaleza.
Si pudiéramos ser conscientes de la vida que siempre se abre paso. Si entendiéramos que existir ya es estar en ese paraíso diríamos todos los días “Aleluya”.
Aleluya por poder ser testigos y parte de este milagro. Aleluya por tener la capacidad de emocionarnos.
Por ser los únicos seres capaces de reír y de llorar.
Pasamos toda nuestra vida intentando  regresar al paraíso cuando en realidad vivimos en él. Solo hay que abrir los ojos, despertar y verlo. No solo estamos en el paraíso, sino que somos el paraíso.
Aleluya, alabado sea Dios , la vida, la energía o lo que tu creas. Aleluya por eso. Aleluya por el amor, por la alegría y por el dolor. Aleluya por los amigos, hermanos, padres, madres, hijos, aleluya.
Aleluya por ese paraíso en el que vivimos y por el que vale la pena sacrificarse.

sábado, 29 de enero de 2011

DETENIDOS EN UN MOMENTO.







Todos de alguna manera estamos detenidos en el tiempo, en algún momento, en algún hecho , en algún hecho que nos marcó para siempre, todos tenemos a alguien a quien ir a pedirle perdón o a quien perdonar.
Para transitar algunos dolores, para poder abrirnos a ellos hay que animarse a perdonar.
Perdonar es soltar la culpa, dejarla ir. La culpa es un ancla que nos detiene.
Al perdonar, al soltar la culpa, nos soltamos nosotros. Nos permitimos avanzar.
Castigarnos una y otra vez por algo que no podemos cambiar nos detiene en el tiempo.
Hay que salirse de la huella, de esos pasos que nos llevan una y otra vez al mismo camino.
Perdonar, perdonarse, es crecer.
Hay que animarse a avanzar, a no repetir las mismas respuestas a los mismos problemas.
Nos cuesta perdonarnos y eso nos destina a quedarnos congelados en el error que cometimos. No perdonarnos es nuestra forma de castigarnos.
Perdonar es más que perdonar a otro, es entender que no somos culpables de las impotencias de los otros.
Cuando repetimos aquello que nos hace mal en realidad es nuestro intento por repararlo. Es un intento porque aquello que fue, no sea.
Cuando volvemos al mismo sentimiento buscamos la oportunidad de cambiar lo que pasó. Un imposible.
Perdonarse es soltar la culpa de existir.
Hay deseos muertos, que nos atan, nos detienen en el camino. Están los otros, los que nos empujan, los que nos abren el camino.
Los deseos muertos quieren cambiar lo que no se puede cambiar. Nos hacen mirar atrás, niegan el perdón y la posibilidad de perdonar.
Perdonar es dejar en el pasado lo que es el pasado. Es acomodar ese trauma en donde corresponde. Es reconstruir desde las ruinas. Es cerrar esa puerta. Es dejar que el tren avance. Es volver a jugar el partido. Es afirmar la propia identidad. Es animarse a ser otro. Es superar nuestros miedos. Es enfrentar nuestros miedos. Es luchar contra nuestros demonios. Es reencontrarse con uno mismo.


Perdonar y perdonarse es soltar eso que nos tiene detenidos en el tiempo, y al fin poder avanzar.

viernes, 28 de enero de 2011

LO QUE NO SE PUEDE CAMBIAR



Nadie nos dijo como iba a ser, nadie nos dio una receta, tal vez la vida se trate de encontrar ese equilibrio, ese bien amado justo medio.
Por un lado tener la fuerza y la capacidad para poder cambiar las cosas que nos tocaron en suerte , para torcer el destino y por otro lado tener la fuerza y la templanza para poder  aceptar las cosas que no se pueden cambiar .
Por más que la culpa te lleve una y otra vez hasta ese día, no se puede cambiar, lo que no se puede cambiar .
El destino se obstina , porque hay cosas que deben ser como son .
De esta historia aprendí que hay que tener el valor para cambiar lo que se puede cambiar , y la resignación para aceptar lo que no podemos cambiar.
Hay muros que no podemos cruzar y hay otros que necesitan ser derribados y también hay que aceptarlo.

jueves, 27 de enero de 2011

LA HORA DE VOLVER A CASA.





Hay cosas que no cambian se mantienen inalterables en el tiempo, son nuestro sello , nuestra marca, todo lo que hacemos tiene ese toque personal, son como nuestras huellas, lo que toquemos tiene nuestro nombre, son nuestra identidad.
Esas huellas marcan un lugar al cual es siempre bueno volver para poder seguir el viaje.
 Con los años se nos cae el pelo, nos salen arrugas, engordamos, adelgazamos pero siempre mantenemos un color inalterable que nos hace únicos. Ese color es nuestra esencia.
 Se puede madurar, se puede crecer, se puede aprender pero siempre está ese algo de nosotros mismos que se mantiene fiel, inalterable.
 Es como comer tu plato preferido, o escuchar esa canción que te gustó siempre,que para ti nunca pasó de moda, o como reencontrarte con tus amigos de toda la vida. Es reencontrarte contigo, es volver a casa.
Recordar algo que nunca olvidaste , es como volver de un lugar de donde nunca te fuiste.
Una canción, una palabra, un amigo, una mirada, un punto de encuentro es volver a casa.
 Leí en un libro que la felicidad es el hábito de las cosas buenas, es volver una y otra vez a lo que nos hace bien. Volver a casa.
Un gesto que se repite, una mueca de complicidad, un traspié que nos recuerda quienes somos, donde estamos, para que viajamos. Símbolos de la vuelta a casa.
El hombro de ese amigo que te sostiene no va a cambiar aunque él cambie y tú cambies.
Vayas a donde vayas ese amigo va contigo.
Es como el sonido de tu risa, cuando es verdadera, cuando te sale de la barriga, no cambia nunca.
El tono de tu voz, pero ese tono que te aparece solo cuando hablas con alguien que quieres no cambia nunca.
Ese rasgo que te hace único no cambia.
Tu manera de llorar no cambia.
 Y lo que necesitas para sentirte mejor tampoco cambia.
Todo eso que eres ,que trajiste contigo y que te llevarás contigo no cambia.
Eso que llevas contigo vayas a donde vayas es lo que te hace sentir en casa.
Por más lejos que vayas, por más que te extravíes, siempre llega la hora de volver a casa.

martes, 25 de enero de 2011

CONTINUANDO CON EL CAMINO.

              http://isazul.blogspot.es/img/CruceDeCaminos.jpg        
Seguimos nuestro camino.  No queda otra. ¿O es q alguién ha consiguido detenerse, parar su vida, y mirar como los demás continuan avanzando?
Nadie dijo que el trayecto fuera fácil... pero tampoco tan pedregoso como algunos se empeñan en dibuajrlo.

Cada vez lo tengo más claro: ante momentos difíciles, sobredosis de optimismo. No voy a hundirme, a quedarme contemplando el pasado con los ojos empañados, dibujando recuerdos todavía recientes que poco a poco se irán volviendo borrosos.

En la vida hay que tomar decisiones. El camino se bifurca.Podemos intentar atrasar el momento de decidir pero, tarde o temprano, llegaremos al lugar donde no podamos continuar avanzando.
Sea cual sea la elección, será la que debamos sacar adelnate; la que vamos a vivir y la que nos aportará tanto cosas buenas, como malas. 
Nuestra elección es siempre la adecuada... porque es la nuestra y porque no conseguiremos nada pensando qué nos habría ocurrido si hubieramos hecho lo contrario.

Afrontemos nuestras decisiones y llevemoslas a cabo para conseguir que nuestro trayecto sea lo más agradable posible. 

" Estás aquí para ser feliz"

lunes, 24 de enero de 2011

SUEÑOS.


 

 

Sueños, imágenes caprichosas que mezclan nuestros recuerdos, alborotan nuestra memoria durante noches y noches, horas y horas... Los sueños están ahí, cada noche, dentro de tu cabeza. Nadie puede verlos excepto tú porque son tuyos. Sin embargo no puedes controlarlos, dependen de sí mismos aunque se alimentan de ti, pero son simplemente sueños. En los sueños todo es posible: volar, amar lo odiado, vivir lo que nunca has vivido, morir y volver a nacer... De los sueños puedes aprender, puedes olvidarlos... lo único que no debes hacer jamás es depender de ellos porque los sueños no respetan la razón ni el sentido, por eso nadie debería entrar en los sueños de otro, nadie vivo.

sábado, 22 de enero de 2011

TU ELIGES.






Sartre decía que queramos o no siempre elegimos, incluso cuando hacemos lo que otros nos dicen que hagamos, nosotros elegimos hacer eso.
Eres tu , siempre eres tu el que elige , aunque hayas acatado ordenes de otro como un robot eres  tu el que elige acatar esas órdenes. Quieras o no siempre eliges. Es muy fácil excusarse diciendo “yo hice esto por esto o por lo otro”. Si tu lo hiciste fue porque quisiste ,porque fue tu decisión. Es como en el juego Simón Dice, Simón te dice que hagas esto o lo otro, ahora si tu lo haces fue por decisión tuya porque tu lo elegiste.
Incluso cuando no sabemos que elegir ya elegimos. ¿ Cuándo uno va a pedirle un consejo a un amigo sobre algo? En realidad, en el fondo, uno espera que ese amigo le diga tal cosa porque tu ya elegiste. Lo único que  quieres es que tu amigo te diga que no elegiste mal.
Yo lo único que se es que a uno le hacen lo que uno deja que le hagan.
Todo el tiempo uno esta eligiendo el camino que va a elegir.
Es así, te puedes pasar la vida echándole la culpa a los demás, diciendo “yo hice lo que Simón me dijo que hiciera”. Hasta el soldado que mata por orden de su jefe decide, porque él decide hacerle caso.
Ni siquiera cuando nos obligan a algo dejamos de elegir. Porque nadie más que tu elige, siempre, en todo momento, decidir es algo intransferible y solitario, y eso angustia. Angustia porque sabes que tu decisión va a tener consecuencias, pero es tu decisión, aunque Simón diga lo que diga, es tu decisión.