Continúa la lista , sígueme:

lunes, 7 de marzo de 2011

TOC TOC





-Toc, toc
-¿Quién es? Estoy descansando; es tarde y no son horas para que nadie moleste.
-Soy yo. El amor.
-¿Tú? Acaso no quedó clara nuestra última conversación.
-A mi no. De todas maneras tengo órdenes de volver a visitar a los que me dejaron marchar.
-Yo no te dejé marchar. Haz memoria. Simplemente te rendí cuentas y no supiste contestarme. ¿Acaso eran tan difíciles mis preguntas? ¿Porqué te obstinas en enredarlo todo?
-Puede que mi supuesta condición de "indispensable" me haga creérmelo demasiado. Sé que mi poder es fuerte, pero vuestro alivio es mucho mayor. ¿En algún momento disfrutaste de mayor plenitud que cuando me tuviste en tu vida?
-No puedo negar esos buenos momentos; fueron muchos y llenos de felicidad. Pero un buen día te empezaste a torcer. Los latidos de alegría comenzaron a ser puñaladas de dolor en mi corazón. No lo pude soportar. Prefiero mi soledad a estar rodeada de sombras de duda y pena.
-¿Estás segura? Cierra los ojos y piensa en él. Con sinceridad, dime que es lo primero que ves.
-Su sonrisa acercándose lentamente a mi boca. ¡¡Ya estás!! Estás empleando tus poderes y manejas mis pensamientos a tu antojo.
-No es cierto. Mis huellas son profundas, tanto que las que quedan impresas de verdad nunca desaparecen. Solo has recordado mi esencia, no la basura que echáis sobre mi.
-No es culpa mía si no me preparaste para el sufrimiento.
-Piénsalo bien. Retorna al punto de partida, cuando llegué a ti. Ahora pasa poquito a poco en tu mente el desarrollo de la historia. ¿En algún momento te defraudé? ¿O fueron tus propios fallos e intransigencias?
-Nadie es perfecto.
-Ahí está. Lo acabas de decir. Ni tan siquiera yo, valor universal que todo ser humano busca. Todo comienza a oscurecer cuando el propio yo muestra su lado egoísta. Yo os uno, pero no abro un contrato de pertenencia. Nadie es dueño de nadie. No exijas, limítate a amar sin condiciones.
-Las muestras de cariño se perdieron. No me demostraba su amor.
-Las exigencias no son buenas consejeras. No intentes cambiar forzosamente actitudes como no querrías que lo hicieran contigo. Esta misma tarde Rafael, tu compañero de oficina, te abrazó. Te extrañaste e intuiste algún interés por ti. ¿Crees que es así? ¿Es demostración de amor o de gratitud porque le quitaste de encima un montón de papeleo?
¿Cuántas noches llevas despertándote helada de frío porque te destapas en sueños? Él te arropaba, sabes. Pero tú dormías y pasaba desapercibido para ti.
-Por favor, no te llamé. Deja las cosas tal cual. Él no ha vuelto a llamarme, poco le debo importar.
-¿Y te quedarás con la duda? Solo avanza el que sabe afrontar las situaciones. Sigue adelante y no te quedes con un simple "tal vez" o "puede ser". Tengo que marcharme, otras almas me esperan.
-¡¡Espera!! ¿Qué he de hacer?

El frío penetrante la hizo despertar. Se incorporó en la cama para estirar el edredón y taparse. Su mano se desplazó hasta el hueco vacío de la cama. Pegó la nariz a él, intentando rescatar su olor.
Algo se mueve en mi interior cuando te veo
Déjame quererte
Si no te tengo, mi mundo es ciego
Déjame tenerte
Ábreme el paso en tu camino
Porque si te quiero y me quieres
No habrá mejor destino.
Palabras de amor que en un día soleado alguien leyó en un banco. 

1 comentario:

  1. DIOS MIO DIOS MIO DIOS MIO!
    ES INCREIBLEEE MI NIÑAAAAA!!!
    INCREIBLEEEE!!
    ME HA ENCANTADOOOO !!
    UN BESAZOOOO =)

    ResponderEliminar

Deja un poco de ti: